jueves, 20 de mayo de 2010

¿POR QUÉ CONVENTUALES?

Los Franciscanos Conventuales somos la Orden de Hermanos Menores fundada por San Francisco de Asís en 1209, que, ocho siglos después, queremos ser instrumentos de paz y de bien allí donde nos encontramos, con un estilo de vida sencillo y humilde, al mismo tiempo que comprometido y testimonial

Desde su fundación, los rasgos que definen a los hermanos menores conventuales son: la fraternidad y la igualdad de sus miembros en una sociedad de desiguales o "mayores"; la 'desapropiación' o pobreza evangélica de quien tiene a Dios como único tesoro y Señor frente a una sociedad apoyada en la riqueza; la 'minoridad' como reverente actitud ante toda criatura; el amor filial y obediente a la Iglesia de Roma; la itinerancia, actitud de éxodo y peregrinación, como 'forasteros y peregrinos', sin la estabilidad del monje; la vida en contacto con el pueblo por el trabajo en el oficio que se conoce; la predicación penitencial, más con el ejemplo de vida que con la palabra; el apostolado misionero con un talante ecuménico e integrador; la autoridad como servicio (donde los superiores son 'ministros', servidores y guardianes de la fraternidad).

Desde el mismo siglo XIII se añadió la denominación de conventuales a la de franciscanos, para expresar su estilo de vida y de apostolado. Sólo mucho más adelante, el apellido conventuales se usa para distinguirlos de los observantes y de las otras reformas que surgen en la primera Orden. (Fr.Valentin Redondo OFMConv. "Los franciscanos conventuales en Colomia. Roma. 2005")

video